La paz de los difuntos – Anna Ajmátova

$1,500.00

Nos dice La Bicha

Anna Andréievna Gorenko nació el 23 de junio de 1889 en un pueblo cercano a Odessa, hija de una noble familia de origen tártaro. Anna comenzó a escribir poesía a la edad de once años. Como su padre no quería ver su “respetable” apellido impreso tras unos versos, ella decidió adoptar el de su bisabuela tártara, Ajmátova, como pseudónimo. En estos primeros escritos parece intuir la gran soledad en la que se verá sumergida años más tarde, tras la
revolución rusa de 1917 que tan trascendentales consecuencias tuvo para Anna y su familia.

En 1921 su marido fue acusado de conspiración y fusilado. Más tarde, su hijo será también
arrestado y deportado a Siberia. Y por último, su amigo e historiador de arte, Nikolai Punin, moriría de agotamiento en un campo de concentración en 1938. En 1945 el joven intelectual británico Isaiah Berlin quiso visitarla antes de regresar a Londres. Ese encuentro se prolongó durante veinte horas durante las cuales Anna le leyó sus poemas y se sinceró con él; este hecho produjo trágicas consecuencias ya que su hijo volvió a ser encarcelado durante diez años. Mas en esta ocasión la escritora se negó a silenciar su voz y siguió adelante con su poemario más importante, Réquiem, done explica que en aquella Unión Soviética los
únicos que estaban en paz eran los difuntos, ya que los vivos pasaban su vida yendo de un campo de concentración a otro.

21 cm x 14,8 cm

Hay existencias

Descripción